¿Pero qué es el sistema inmunológico y cómo funciona? ¿Y podemos hacer algo para reforzarlo?… Es el Ministerio de Defensa de nuestro cuerpo. De él dependen los ejércitos que nos defienden de las invasiones, esto es, de infecciones y contagios. Y también ejerce funciones de policía. Tiene identificadas a todas y cada una de nuestras células. Y si alguna no lleva encima su “identificación” o se comporta de manera sospechosa, la apartará del resto y procederá a interrogarla. Ante la más mínima sospecha, la ejecutará sin miramientos. Si funciona como es debido, el sistema inmunológico distingue al tejido sano del enfermo. En ocasiones, por desgracia, no tiene suficiente munición. Es el caso de las personas inmunodeprimidas. O se ve tan desbordado que dispara a todo lo que se mueve, incluidas las células sanas. Un fuego “amigo” que pone en riesgo a las personas con enfermedades autoinmunes. El sistema defensivo involucra a muchos tipos de células, órganos, proteínas y tejidos